Vuelvo a mi casa

Breadcrumb Navigation

Estaba pensando el otro día, mientras caminaba, que tenía que incluir una sección de scouts en mi blog. Lo hice y ahora estoy compartiendo mis experiencias con ustedes.


En esta oportunidad me he autocensurado. Sí, sólo por esta vez no haré mis ácidos comentarios como me dijo un viejo amigo.

Es que desde hace un tiempo, que mi Messenger y mi Blog son mis válvulas de escape. Como me dijo un colega y amigo personal un día: “Guille, si tú fueras famoso sería muy fácil saber lo que estás haciendo…tu nick lo dice todo”.

Ahora me voy a callar unas cuantas cosas, porque en el último consejo (para quienes no estén familiarizados con este término es una reunión en la que participan todos los adultos que acompañan a los niños en su crecimiento en las distintas etapas del movimiento scout) se nos pidió que no ventiláramos las cosas. La verdad es que ya hubo personajes que no lo cumplieron, pero hay de todo.

Lo único que voy a decir es que estoy feliz de volver a mi casa, la tropa, la que tuve que dejar hace unos cuantos años debido a un serio conflicto de intereses con el resto del equipo de dirigentes de ese tiempo.

Ahora vuelvo y voy a dar mi mejor esfuerzo. La verdad es que, aunque el “centro de madres” (término completamente ácido -no puedo dejar mi esencia de un día para otro- que hace referencia al pelambre interno) siga haciendo de las suyas, yo no los voy a pescar, porque considero que hay que tener los pantalones bien puestos y cojones para decir las cosas de frente mirando a la cara y no desparramarlas por ahí.

En todo caso, espero que todos nos veamos fortalecidos con este cambio y esta nueva etapa que comenzamos…

¡Una vez Scout, siempre Scout!