Desafíos y oportunidades para el Internet de hoy

Hablar de Internet hoy es sinónimo de apertura y democratización. Conceptos como Internet de las cosas y el BigData se mezclan con los usos de las plataformas digitales potenciadas por Internet que hacen que nuestra vida diaria sea mucho más simple.

Según el estudio “Futuro Digital Chile 2014” realizado por la consultora internacional comScore la audiencia digital online de nuestro país creció en un 8% respecto al año anterior alcanzando los 6,4 millones de usuarios conectados, cifra que nos ubica en el sexto lugar en Latinoamérica. Este dato lo confirma la “Encuesta Nacional sobre Accesos y Usos, Usuarios y Disposición de Pago por Internet” realizada por la Subtel en el mismo año donde se revela que el 66% de los chilenos cuenta con una conexión permanente a Internet, pero ¿qué hacemos con Internet?

Si en promedio en Chile se dedican 17.6 horas mensuales al uso de Internet la pregunta anterior parece ser justa, pero de difícil respuesta. Es que hoy Internet es una tecnología transparente. Está presente en nuestras vidas y no nos cuestionamos ni qué hay detrás de ella ni qué hace que funcione. Tanto así que su acceso a es considerado un Derecho Humano de Tercera Generación dejando atrás los años en donde tener una conexión era un lujo.

Su uso ya no solo está asociado a un computador o a un dispositivo de última generación. Celulares, consolas y diferentes wearables que nos hacen la vida más fácil nos permiten acceder a información contextualizada en el momento en el que queramos gracias a Internet. Es así como comunicarnos, buscar una dirección de un lugar o la mejor ruta para llegar nuestra casa son acciones básica que hacemos gracias a Internet y que están presentes en nuestra rutina diaria.

Hoy, hablar del Internet de las cosas ya no es un sueño ni una teoría. Televisores, autos y una variada gama de electrodomésticos ya tienen posibilidad de conectarse a Internet y gracias a esto operar sus funciones haciendo así nuestra rutina diaria mucho más fácil.

Claro, por el momento, este tipo de tecnologías no están al alcance de todos y parece ser que además es necesario preocuparnos y ocuparnos de otras cosas derivadas del uso de Internet antes de pensar en saltar al escalón siguiente.

Los desafíos de la información al alcance de un clic.

Lo que puede ser una de las grandes ventajas de Internet es al mismo tiempo uno de sus grandes problemas. Encontrar información es fácil, pero discriminar si ésta es o no verídica es uno de los grandes problemas derivados de la infoxicación a la que nos enfrentamos. Claro, porque hoy más que nunca tenemos más información disponible de la que somos capaces de procesar.

En este escenario un desafío primordial es aprender a usar las plataformas derivadas de Internet, lo que implica desarrollar nuevas competencias, porque no solo basta con usar un buscador, sino que es necesario contar con herramientas que nos permitan discriminar si lo que leemos es o no real.

Ahora bien, no solo basta con separar lo qué es verídico de lo que no, también es necesario comprender los riesgos e implicancias legales que tiene el uso indiscriminado de Internet. Publicar, en un sitio de Internet, una fotografía o un comentario sobre una persona o institución falso tiene la misma gravedad que hacerlo en un medio tradicional.

Aun cuando Internet es uno de los medios preferidos para buscar información y entretención por parte de los chilenos, el uso de los contenidos que encontramos disponibles, así como también de los que son generados por los propios usuarios depende única y exclusivamente del grado de responsabilidad que se le imprima a la acción. Esto, porque a la base Internet es una herramienta y su uso depende de cada uno de nosotros.

Discriminando información de hoaxes.

En el mundo digital los rumores, conocidos como hoaxes, se esparcen con facilidad, pues le asignamos cierto grado de autoridad a todo lo que encontramos en Internet sin preocuparnos qué hay de cierto en lo que leemos. Eso sucede en todo nivel, de lo contrario no se explica cómo varios medios de comunicación nacionales e internacionales han replicado información falsa que luego tienen que salir a desmentir.

Para no caer en este tipo de complicaciones lo obvio sería partir desde la desconfianza, en donde creemos que todo es falso, pero eso nos aleja del panorama general de lo que ocurre en el mundo, como eso precisamente va en contra de lo que es Internet hay ciertos sitios especializados que se encargan de comprobar la veracidad de lo que se está publicando.

Uno de los mejores en este sentido es http://www.emergent.info/ que agrupa el contenido más compartido en Internet y lo analiza comprobando fuentes y revisando los sitios que han publicado la información con un algoritmo que se ejecuta en tiempo real. El sitio está en inglés y la mayoría de la información que ahí sale está en el mismo idioma, pero nunca está de más revisar o buscar algo que nos parezca extraño antes de creer todo lo que aparece en Internet.

Agregar un comentario